CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN

2 Y 3 de abril de 2020, Cortazar, Guanajuato, México

COMPETENCIAS REALIDADES CONCEPTUALES EN EL DESEMPEÑO DOCENTE

1Dr. Ángel Nava Chirinos. Docente – Investigador
(Director del Despacho del Vicerrectorado Académico) Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” – Venezuela
Universidad del Zulia – Núcleo COL – Venezuela (Coordinador de Investigación)
Asesor de Investigación – Colombia
angelnavach66@hotmail.com

2Msc. Romelio González Daza. Docente – Investigador.
Doctorante en Educación. MSc. en Educación
Miembro del Grupo Interdisciplinario de Investigación en Educación Universidad Popular del Cesar – Colombia romeliogonzalez@unicesar.edu.co

3Lic. Pedro Castellano Orozco. Docente – Investigador
Dh.C. En Filosofía de la Educación – Universidad Olmeca de México y otras…
Director del Centro de Investigación Científica y Tecnológica – CIHOVA
Director Ejecutivo de la Escuela de Líderes de las Américas para la Excelencia en la Gobernanza – Bogotá – Colombia martincastellanos19@gmail.com

Resumen

La presente investigación buscó desarrollar una serie de competencias propias del proceso de enseñanza – aprendizaje que formalice un aprendizaje significativo. La misma se fundamenta en los postulados de autores como; Alles (2005), Benavides (2002), Cardona (2001), HAYGROUP. (2004), Herrero (2000), Jurado (2003), Tobon (2006), así como de Nava, Mena, Nava, Nava, Nava de Güere, Nava y Álvarez (2014), entre otros. La investigación se desarrolló bajo una metodología de tipo cualicuantitativa, haciendo uso del método etnográfico que permitió a los investigadores insertarse en los espacios académicos y poder desarrollar el diagnostico desde la propia vivencia de los sujetos informantes, se hizo uso también de un aparte cuantitativo que permitió, mediante la investigación descriptiva, desarrollar y medir cuantitativamente algunos aspectos propios del proceso enseñanza aprendizaje. Para recolectar la información se utilizó un guion de entrevista no estructurado, de la misma forma se implementó una entrevista estructurada, en escala tipo licker, que permitió establecer y medir algunos aspectos propios del proceso de aprendizaje. Como informantes claves se tomó 35 docentes universitarios, con títulos de doctor, con una experiencia superior a 10 años en los espacios académicos. Para al tabulación de la información se realizó una triangulación que permitió sistematizar y cotejar los constructos teóricos, con la realidad estudiada y la postura de los investigadores, de la misma forma se hizo uso de la estadística descriptiva para tabular la entrevista estructurada. Los resultados de la tabulación permitió llegar a la conclusión de formular de una serie de competencias que de orden sistémico que garantice la formación del hombre nuevo bajo aspectos de visión crítica, reflexiva y comparativa para desarrollar y empoderarse de un proceso de aprendizaje acorde a las nuevas realidades humanísticas, científicas y tecnológicas en una sociedad emergente que requiere nuevas formas de aprender

Palabras clave: Competencias, realidades, desempeño docente

Abstract

The present research sought to develop a series of competences specific to the teaching-learning process that formalizes meaningful learning. It is based on the postulates of authors such as; Alles (2005), Benavides (2002), Cardona (2001), HAYGROUP. (2004), Herrero (2000), Jury (2003), Tobon (2006), as well as Nava, Mena, Nava, Nava, Nava de Güere, Nava and Álvarez (2014), among others. The research was carried out under a qualitative quantitative methodology, making use of the ethnographic method that allowed researchers to insert themselves in academic spaces and to be able to develop the diagnosis from the own experience of the reporting subjects, a quantitative part was also used that allowed , through descriptive research, develop and measure quantitatively some aspects of the teaching-learning process. To collect the information, an unstructured interview script was used, in the same way a structured interview was implemented, on a licker scale, which allowed establishing and measuring some aspects of the learning process. As key informants, 35 university professors were taken, with doctoral degrees, with more than 10 years of experience in academic spaces. For the tabulation of the information a triangulation was carried out that allowed systematizing and comparing the theoretical constructs, with the studied reality and the position of the researchers, in the same way, descriptive statistics were used to tabulate the structured interview. The results of the tabulation allowed us to reach the conclusion of formulating a series of competencies that of a systemic nature that guarantee the formation of the new man under aspects of critical, reflexive and comparative vision to develop and empower a learning process according to the new humanistic, scientific and technological realities in an emerging society that requires new ways of learning

Keywords: Competencies, realities, teaching performance

I. Introducción

Las realidades en el ámbito educativo, hermanas con el avance humanístico, científico, tecnológico y por ende social, requiere de acciones que reoriente el proceso de enseñanza – aprendizaje, con tendencias a gestar un conocimiento significativo con respuesta a las necesidades sociales, hace pertinente que se evalué el proceso generador de conocimiento que orienta las actitudes y comportamiento del sujeto aprendiz o participante.
En este sentido se busca visualizar, mediante el adentramiento en ese proceso de aprendizaje de nuevas y novedosas forma de enseñar, en este sentido el protagonista de este estudio es el docente, facilitador o instructor, que es quien hace uso de herramientas para facilitar el aprendizaje las cuales están definidas por las competencias que este dispone para poder manejar el proceso de aprendizaje en términos de efectividad y eficacia que certifique y garantice el aprendizaje significativo.
En tal sentido, dicha investigación se orienta a definir competencias en el desempeño docente, partiendo de las competencias cognitivas, que permitan establecer realidades conceptuales que orienten el proceso de aprendizaje bajo un esquema de idoneidad académica que sistematice la generación de conocimiento significativo y module la conducta del aprendiz. Asumiendo en él el desarrollo de las competencias cognitivas que son las que demarcan su accionar, y que son también las que inician el proceso por parte del docente, facilitador o instructor.

Así, tal como lo refieren; Nava, Mena, Nava, Nava, Nava de Guere, Nava y Álvarez (2014, pág. 3), “las competencias cognoscitivas sustentan y orientan tanto los procesos educativos como las prácticas andragógicas generadoras de conocimiento significativo. Es por ello, que al hablar de estas competencias, los expertos suelen destacar el pensamiento analítico, conceptual y complejo, el cual es realmente la capacidad de pensar; en virtud al aprendizaje, así mismo, estas competencias son definidas por Tobón (2006), como aquellas que perfilan al profesional de la educación universitaria, como sujeto cognoscente, de construcción del conocimiento científico”.
Bajo esta perspectiva, se hace un diagnostico consciente a efectos e definir otras competencias inherentes al docente y que este debería tener para poder sistematizar el proceso de enseñanza – aprendizaje. Todo este diagnóstico se realizó haciendo uso de una revisión bibliográfica, así como de la utilización de la metodología etnográfica como medio de obtención de datos, que son de significancia para llegar el análisis crítico y reflexivo que permitieron llegar a las conclusiones dadas.

II. Metodología

Para el desarrollo de esta investigación se hizo uso de la metodología cualicuantitativa, mediante la implementación del enfoque etnográfico, el cual es definido por Hernández, Fernández y Baptista (2014, p.700), como “el estudio que pretende investigar grupos que comparten una cultura, para lo cual es el investigador quien selecciona el lugar, realiza la detección de sus informantes para luego recolectar y analizar los datos obtenidos, esto se traduce, que la importancia de que este tipo de estudio está en describir y analizar ideas, significados, conocimientos, de un grupo selecto de individuos”. Si mismo se utilizó un aparte cualitativo que permitió tabular algunos aspectos evaluados y medidos en la investigación.
Este tipo de método fue seleccionado ya que le permitió a los investigadores insertarnos en los espacios académicos y poder desarrollar el diagnostico desde la

propia vivencia de los sujetos informantes, siendo que los investigadores son también docentes universitarios en acción. Sin embargo se hizo uso también de un aparte cuantitativo que permitió, mediante la investigación descriptiva, desarrollar y medir cuantitativamente algunos aspectos propios del proceso enseñanza aprendizaje.
La recolección de la información se hizo uso de un guion de entrevista no estructurado, que permitía a los informantes claves dar sus planteamientos sin la rigurosidad de una pregunta cerrada. Igualmente se hizo un cotejo y una triangulación de los constructos teóricos de competencias referidas por autores como Alles (2005), Benavides (2002), Cardona (2001), HAYGROUP. (2004), Herrero (2000), Jurado (2003), Tobon (2006), así como de Nava, Mena, Nava, Nava, Nava de Guere, Nava y Álvarez (2014), entre otros. De la misma forma se utilizó una entrevista estructurada que permitía, haciendo uso de la escala tipo licker, establecer y medir algunos aspectos propios del proceso de aprendizaje.
Como informantes claves se tomó 35 docentes universitarios, con títulos de doctor, con una experiencia superior a 10 años en los espacios académicos, tanto públicos como privados, de diferentes niveles de educación universitaria, haciendo énfasis en docentes del área de educación, sin dejar de lado docentes de otras áreas del conocimiento con vasta experiencia en la docencia.

III. Resultados

Luego de haber recabado la información mediante el trabajo de campo, para posteriormente desarrollar una triangulación que consistió en cotejar los constructos teóricos, con la realidad encontrada y las posturas de los investigadores se encontraron aspectos propios, pertinentes y representativos del proceso de enseñanza – aprendizaje que caracteriza el fortalecimiento del mismo.

En tal sentido se puede mostrar que de los aspectos encontrados se señalan:

.- Los docentes analizados en sus espacios académicos, no todos poseen competencias que garanticen el proceso de aprendizaje idóneo para la formación de conocimiento significativo.
.- Se pudo constatar que en los espacios académicos nos e sistematizan acciones constructivas que orienten a los estudiantes a empoderarse de su proceso de enseñanza, por o que se denota una debilidad en el proceso de enseñanza directa.
.- Los docentes en muchas ocasiones no son del área de la docencia lo que limita el conocimiento de competencias reales necesarias para encaminar al aprendiz hacia la consecución del hecho o acto educativo.
.- Se pudo denotar también que los docentes poseen una competencia cognitiva que los hace dueños de conocimientos, habilidades y destrezas en su área del conocimiento específico, pero no disponen de otras competencias idóneas propias del proceso de aprendizaje, lo que limita que su acción docente sea generadora de conocimiento significativo.
.- Los aprendices, estudiantes o participantes, inmersos en los procesos de enseñanza – aprendizaje, en algunas ocasiones poseen limitaciones para adentrarse al proceso de generación de conocimiento, siendo que los docentes, facilitadores o instructores, al no disponer de las competencias propias no son habilidosos de ayudar a los mismos a superar tales limitaciones.
De estas y otras hallazgos resultados de la investigación, se presentan las siguientes conclusiones que estriban en proponer, definir y sistematizar una serie de competencias que han de ser operacionalizadas, desarrolladas e implementadas por quienes asumen el rol de docentes, facilitadores o instructores

de docencia directa a nivel universitario y podrían garantizar un proceso de enseñanza – aprendizaje con características de idoneidad en el desarrollo de conocimiento significativo, a saber;

IV. Conclusiones

El docente universitario, como ente preponderante en la formación y/o desarrollo de competencias cognitivas, traducidas en capacidades, habilidades, destrezas y conocimiento significativo, orienta su accionamiento sobre la base que para la generación de estos, él debe contener una serie de competencias inherentes a su accionar académico, en tal sentido se tiene que estas podrían traducirse en:
.- Competencias de socialización: estas traducen la acción del docente a la sistematización de la académica sobre la base de la integración del hecho educativo con el contexto social en el cual se desarrolla el mismo, así el docente debe integrar sus herramientas de generación de conocimiento con la actuación del sujeto inmerso en ese proceso y sus propias necesidades. Igualmente, el docente debe saber definir las necesidades, requerimientos, métodos y forma de enseñanza, de forma de desarrollar un modelo cognitivo coherente con la disponibilidad de aprendizaje del o los sujeto (s) inmerso (s) en el hecho educativo, el cual es un reflejo del contexto social del cual emerge.
.- Competencia de conocimiento: en esta competencia el docente debe demostrar eficazmente tener una cumulo de conocimiento, el cual se requiere sea significativo, de manera de poder desarrollar en el sujeto capacidades, competencias y/o habilidades concretas que generen en él un aprendizaje asociado al desarrollo de las mismas, a través del uso de un proceso de enseñanza a- aprendizaje sistémico y metódico que garantice la formación del sujeto.

.- Competencia de identidad: acá docente debe saber asumir su posición de generador de conocimiento, donde el mismo no solo deba reflejar su responsabilidad, sino también su correspondabilidad. Se requiere que el docente tenga convicción de su integración al acto o hecho educativo donde la generación del conocimiento debe ser aprehendido y no adherido a los sujetos. Es decir que el docente asuma convincentemente a que debe generar conocimiento aprehensivo en el individuo, que este en vez de desecharlo o asumirlo de momento, como conocimiento adherido, lo integre a su acción humana y le permita desarrollarse como sujeto representativo de una sociedad emergente que sugiere un hombre íntegro y formado.
.- Competencias de Integración: el docente debe sistematizar e integrar el contenido del hecho educativo y amoldarlo, sin que este pierda la esencia de generar conocimiento, desde lo interno de las entidades o institutos educativos, hacia lo que es el contexto social en el cual interactúa. En tal sentido el docente debe, sistematizar un proceso integrador que vincule la sociedad – la educación, así si genera una sincronización a generar conocimiento de la mano del contexto social, garantizando que el mismo sea acorde a lo lúdico del espacio geográfico en el cual se desarrollaran los sujetos sometidos al proceso académico. Esta sincronización se podrá desarrollar integrando al estudiante a su contexto social y que este asuma la realidad del mismo, la integración del docente a la realidad social de la cual proviene los sujetos y/o en la cual él también tiene incidencia. , por último que el docente desarrolle una capacidad de convicción asumiendo que su acción – resultados –
.- Competencia de orden social: acá el docente debe saber integrar a los sujetos, en el área de aprendizaje, con el resto de los estudiantes de manera de generar una sinonimia de acción y reacción integral, de manera de poder tener el espacio y/o ambiente adecuado para dar y generar conocimiento homogéneos acorde al
nivel de aprendizaje de cada sujeto. De esta forma el docente podrá establecer un ambiente sistémico de integración. Acá se debe tomar en cuenta los niveles culturales, sociales, religiosos, culturales y/o individuales de formación del carácter o comportamiento a lo interno de cada sujeto. En esta medida se podrá tener una homogeneidad de contexto y contenido.
.- Competencia humana: el docente debe asumir una posición humana en el desarrollo de la docencia, asumiendo que los sujetos inmersos en el acto educativo son seres biopsicosociales, al igual que él, donde las culturas, los valores, los principios, la ética, la responsabilidad, lo social, lo político, entre otros aspectos propios de cada ser humano, definen un tipo de conducta, la cual debe ser respetada por el docente, el cual se requiere sea resiliente y sepa accionar con diferentes comportamientos y sepan amoldarlos y hacerlos coherentes o interactuantes con el resto de los comportamientos de todos los sujetos inmersos en el hecho educativo. Esta competencia involucra, inclusive, la conducta o comportamiento del docente, el cual para sistematizar y hacer coherente la academia deba amoldarse a lo interno de cada grupo de aprendizaje, no tratando de imponer sus conducta o comportamiento a los sujetos aprendices.
.- Competencia investigativa: el docente en su rol de generador de conocimiento significativo, debe desarrollar también su acción de investigador de manera que él pueda integrar el conocimiento y la generación del mismo, cotejado con la investigación (teórica y/o práctica de campo), que deben generar los sujetos inmersos en el acto académico, de esta forma la docencia se gesta no solo de los planteamientos emitidos por el docente sino también desarrollar estrategias que le permitan al aprendiz involucrarse y asumir el acto educativo como un hecho integral, donde no es solamente responsabilidad del docente generar conocimiento, sino que esta acción es mancomunada bajo un enfoque de corresponsabilidad. Esta competencia también involucra que el docente, debe
generar una acción de desarrollar conocimiento más allá del espacio académico e ir a la comunidad, a llevar conocimiento que permita la solución de problemas concretos específicos en cada área del conocimiento.
.- Competencia socioestéticas: este tipo de competencias orientan al docente a propiciar un ambiente académico acorde al nivel de aprendizaje que se imparte, donde lo importante es acondicionar espacios y ambientes en orden a las áreas específicas de aprendizaje, con el fin de reconceptualizar los espacios físicos para adaptarlos a su nuevo modelo docente.
Estas competencias han de ser regeneradoras de los procesos de enseñanza – aprendizaje que formalice un aprendizaje significativo que garantice la formación del hombre nuevo bajo aspectos de visión crítica, reflexiva y comparativa para desarrollar y empoderarse de un proceso de aprendizaje acorde a las nuevas realidades humanísticas, científicas y tecnológicas en una sociedad emergente que requiere nuevas formas de aprender.

V. Bibliografía
Alles, M. (2005). Desempeño por Competencias. Argentina. Editorial Granica.

Benavides, O. (2002). Competencias y Competitividad. Colombia. Editorial Mc.
Graw Hill.

Cardona, R (2001). Evaluación y Desarrollo de las Competencias Directivas.
España. Editorial Deusto.

HAYGROUP. (2004). Las Competencias: Clave para una gestión integrada de los Recursos Humanos. España. Ediciones Deusto.

Hernández, Fernández y Batista (2014), Metodología de la Investigación. Editorial Mc Gray Hill. México.

Herrero, M. (2000). Cómo desarrollar Competencias (III). Enfoque general y fases del Programa de Desarrollo en el Capital Humano. España. Editorial Deusto.

Jurado, F. (2003). El doble sentido del concepto de Competencia. Colombia.
Universidad nacional de Colombia.

Nava A, Mena M, Nava M, Nava M, Nava de Güere M, Nava R y Álvarez A. (2014). Competencias Cognitivas de los Directores de Escuelas de las Universidades Públicas Binacionales. (COLOMBIA – VENEZUELA). Memorias del Congreso Internacional de Investigación e Innovación. Multidisciplinario 2014. Universidad Centro de Estudios Cortazar – Guanajuato – México.

Tobón, S. (2006). Formación Basada en Competencias. Colombia. Ediciones ECOE.