Gobernanza Sindical

Gobernanza Sindical Foto

Gobernanza Sindical

“No hay nada más práctico que una buena teoría” (Kurt Lewin). Los conceptos básicos de la gobernanza sindical que deben ser conocidos, procesados, decantados y asumidos como ideas rectoras de la actividad organizacional, son instrumentos que orientan y articulan un cúmulo de actividades cotidianas porque expresan la conciencia de una acción motivada.

Afirmaba Nicolás Sartorius, en una conferencia recientemente pronunciada en la Fundación Sindical de Estudios, que para el conjunto de la izquierda social y política el reto a superar debería ser el de globalizar el bienestar, conjugando para ello democracia, comercio y cohesión social, para lo que resulta imprescindible la articulación de actores políticos globales de carácter democrático que aseguren lo que se ha dado en llamar una buena gobernanza de la globalización.

Paradójicamente, el heredero del primer movimiento social que proclamó su vocación internacionalista y “como su patria, la humanidad”, encuentra dificultades a la hora de hacer frente a la continua y acelerada dinámica de expansión del capital, en la medida en que no dispone, o disponiendo de instrumentos muy insuficientes, que le permitan alcanzar un equilibrio socialmente más favorable en la relación entre capital y trabajo, tanto en su vertiente expresa, esto es en todo lo vinculado con los derechos laborales, como en su vertiente derivada, esto es, en todo lo relacionado con la cohesión social y, por lo tanto, con la provisión de bienes y servicios esenciales que la articulan.

La inercia proveniente de otros modos de producir, tanto a nivel tecnológico como organizativo, así como la persistencia en la referencia normativa a los Estados Nación, han hecho al sindicalismo asumir un cierto resistencialismo en cuanto a la definición de su marco de actuación y, consecuentemente, en la definición de la propia estrategia sindical, sin reparar, o, al menos, sin hacerlo con la necesaria contundencia, en que la globalización no es un “fuera” que se deba afrontar de manera aislada o independiente de la propia acción sindical.

La Escuela de Líderes de las Américas para la Excelencia en la Gobernanza entiende que por el contrario, la globalización, articulada ahora sobre nuevas tecnologías, presta a las empresas la posibilidad de nuevas estrategias productivas, a la vez que se establecen nuevas y más difusas relaciones entre lo laboral, lo social, lo económico y lo político; induce también una mayor complejidad y diversidad a los mecanismos y las reglas contractuales, por lo que resulta más difícil identificar a sus agentes, al tiempo que se fragmenta la propia clase trabajadora. Los impactos de la globalización, entonces, se están verificando aquí y ahora. La fragmentación y diferenciación del colectivo trabajador, tanto en su vinculación con el empleo como en las condiciones en que se desempeña el trabajo supone que las referencias en salario, jornada de trabajo, exigencias en el empleo y condiciones del mismo, tradicionalmente compartidas por amplios colectivos laborales, han perdido gran parte de su fuerza aglutinante; y la han perdido en todas partes.

______________________________________________
Gobernanza sindical: Observatorio Sociolaboral (2008). Sindicalismo y gobernanza de la globalización. Recuperado de https://www.lainsignia.org/2008/abril/econ_003.htm